Cambio normativo…

ewsAyer entró en vigor el límite de 90 km/h en carreteras convencionales

Los tres objetivos fundamentales son reducir la siniestralidad, disminuir los límites máximos de velocidad de los diferentes vehículos y avanzar hacia el establecimiento de un sistema vial seguro

Ayer entró en vigor la modificación del artículo 48 del Reglamento General de Circulación, referido a los límites de velocidad en carreteras convencionales y estableciendo como velocidad genérica máxima en dichas vías los 90 km/h.

Dentro de la Red de Carreteras del Estado, las carreteras con calzada de más de 7 metros de anchura tienen una longitud de 11.856 kilómetros, de los más de 14.419 kilómetros de carreteras convencionales que tiene la Red de Carreteras del Estado. A tal efecto, la Dirección General de Carreteras, a través de sus demarcaciones territoriales, así como el resto de titulares de la vía (diputaciones, comunidades autónomas, cabildos…) han procedido durante los últimos 30 días a la retirada o cambio de señales con los antiguos límites de velocidad. En total, el número de señales cambiadas en la Red de Carreteras del Estado ha sido de 2.719 con un coste aproximado de 526.000 € (sin IVA).

El director general de Tráfico, Pere Navarro, ha señalado durante el acto en el que se ha procedido a cambiar la última señal de tráfico con límite a 100 km/h, y en el que también ha participado el director general de Carreteras, Javier Herrero, que “esta reducción de la velocidad debe ir acompañada de una mayor vigilancia y control por parte de las policías encargadas de la vigilancia del tráfico y de mejoras y actuaciones en el diseño de las infraestructuras por parte de los titulares de la vía”.

Por su parte el Director General de Carreteras, Javier Herrero, ha explicado que “uno de los objetivos que tiene el Ministerio de Fomento es la seguridad en las infraestructuras de su titularidad, por ello, en plena colaboración con la Dirección General de Tráfico hemos ido sustituyendo la señalización en todo el territorio con el objetivo primordial de poder aumentar la seguridad viaria. Además, paralelamente, llevamos a cabo actuaciones para mejorar la propia infraestructura como refuerzos de firme, balizamiento, etc. Sin olvidar las nuevas carreteras que vamos poniendo en servicio”.

Principales objetivos

El principal objetivo de la medida es reducir la siniestralidad vial y cumplir el objetivo establecido en la Estrategia de Seguridad Vial 2011-2020 de bajar de 37 la tasa de fallecidos en accidente de tráfico por millón de habitantes. En contraposición, en 2017 la tasa fue de 39.

Otro de los objetivos es converger con Europa. La mayoría de los países de la Unión han ido adoptando medidas de reducción de las limitaciones de velocidad en aquellas vías en las que no hay separación física de sentido, siendo la tendencia mayoritaria la limitación de 90 km/h aunque algunos países ya han apostado por establecer en estas vías limitaciones de 80 km/h, como Suecia y Holanda, referentes en seguridad vial.

Reducir la diferencia de velocidad entre vehículos de transporte de viajeros y mercancías respecto de los turismos. Según diferentes estudios, los vehículos que circulan a velocidades dispares de la media de la vía, como pueden ser los camiones en relación a coches y motos, son más susceptibles de provocar un accidente, con una probabilidad 6 veces mayor que si estos vehículos circularan a la media del resto. Del mismo modo, velocidades de circulación más homogéneas favorecen la fluidez del tráfico.

limites-de-velocidad-cambio-normativo-90-detalle

También, como objetivo prioritario, está el avance hacia el establecimiento de un sistema seguro vial, que consiste en tratar de minimizar las consecuencias negativas de un potencial accidente. Los límites de velocidad son el instrumento adecuado para equilibrar las necesidades de movilidad y seguridad ya que a menor velocidad, el impacto en caso de siniestro es menor.

Razones de peso

Esta bajada de velocidad se produce en aquellas vías donde se registra el mayor número de víctimas (en torno al 75-80% de media en los últimos 5 años) y en las que la velocidad es un factor concurrente.

En 2018 han fallecidos 877 personas en estas carreteras. El accidente más frecuente es la salida de la vía que representa el 40% de los accidentes mortales, seguido de las colisiones frontales con el 27%. Muchos de estos accidentes están relacionados con pérdidas de control debido a velocidades excesivas.

A mayor velocidad, mayor distancia de detención. En condiciones óptimas, de vehículo, carretera, conductor y atmosféricas, a 90 km/h se necesita 70 metros para detener el vehículo y a 100km/h la distancia se eleva a los 84 metros, o lo que es lo mismo, más de lo que mide de ancho un campo de futbol. Con el suelo mojado, la distancia de detención aumenta casi un 70%

Asimismo, a mayor velocidad menor campo de visión. Un conductor circulando a 65 km/h tiene un ángulo de visión de 70 grados, a 100km/h el ángulo de visión se reduce a 42 y a 150 km/h dicho ángulo es de 18 grados, es decir, solamente ve el centro de la carretera.

Fuente: Revista Tráfico y Seguridad Vial


Campaña informativa DGT…

ewsNueva campaña informativa sobre la reducción de velocidad en carreteras convencionales

  • “Menos velocidad, más vidas en la carretera. Mejor más despacio” es el slogan utilizado en todos los videos.
  • Los cuatro videos que forman parte de esta campaña se podrán ver durante este mes de enero en las redes sociales del Organismo

La Dirección General de Tráfico pone en marcha, hoy,  una campaña informativa para dar a conocer a los ciudadanos la velocidad genérica a la que se va a poder circular a partir del próximo 29 de enero por las carreteras convencionales y que ha quedado establecida en los 90 km/h.

Esta modificación fue aprobada en Consejo de Ministros el pasado 28 de diciembre y publicada en el BOE el sábado 29 de diciembre de 2018.

La campaña tiene por objeto concienciar a los ciudadanos de que una menor velocidad implica una menor lesividad en caso de accidentes, más en un tipo de vías, como son las carreteras convencionales, donde la velocidad está detrás de un número importante de las salidas de la vía que es el accidente más frecuente se producen en este tipo de carreteras.

La campaña está compuesta por cuatro videos -con el hashtag #MejorMásDespacio -que se irán publicando durante todo el mes de enero en  las distintas redes sociales del Organismo – TwitterFacebookInstagram y Youtube – y que harán referencia a diversos aspectos relacionado con este factor de la siniestralidad.

El primero de ellos, es un video en el que se contextualiza la siniestralidad de las carreteras convencionales (cada año fallecen 1.000 personas en este tipo de vía) para posteriormente dar a conocer algunas de las consecuencias que tiene una velocidad excesiva (pérdida de control, salida de la vía, invasión del carril contario, colisión frontal…) para, por último concluir con el mensaje de que si todos fuéramos más despacio, se reduciría el número de accidentes y de víctimas.

Para finalizar, el video hace una llamada a todos los conductores para que cuando vean que se ha reducido el límite de velocidad en las carreteras no piensen que es  una medida que se ha adoptado por “molestar”, sino por hacer que la cifra de víctimas baje.

Los dos siguientes videos abordan la relación que existe entre la velocidad y la distancia de frenado o la velocidad y la pérdida del ángulo de visión, comúnmente conocido como efecto túnel.

El último video informa de que con esta bajada de la velocidad, España  se sitúa entre la mayoría de Estados de la Unión Europea que han adoptado medidas de reducción de las limitaciones de velocidad en este tipo de vías, siendo la tendencia mayoritaria la limitación de 90 km/h, aunque algunos países han apostado ya por establecer limitaciones de 80 km/h.


acceleration, auto, automobile, background, black, board, car, control, dark, dash, dashboard, dial, drive, engine, equipment, fast, fuel, gas, gauge, indicator, instrument, interior, kilometer, km, light, measure, measurement, meter, motor, mph, night, od

Campaña de vigilancia…

ews380.117 vehículos han sido controlados por los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil durante la última campaña que la DGT realizó en las carreteras convencionales del 5 al 11 de noviembre. El objetivo de la misma fue concienciar a los conductores y controlar su comportamiento mientras circulaban por aquellas vías que no disponen de separación física de ambos sentidos de circulación y que pese a tener una menor densidad de tráfico, presentan una mayor siniestralidad.

Durante los siete días, los agentes de Tráfico han denunciado a 18.538 conductores por incumplir alguno de los preceptos recogidos en la normativa de Tráfico y Seguridad Vial.

Respecto a los positivos por circular habiendo consumido drogas, los agentes de Tráfico interceptaron a 694 conductores que dieron positivo en dichas pruebas. Los conductores que dieron positivo a alcohol fueron 794.

1.129 personas sin cinturón

Otra de las infracciones más habituales ha sido el no uso del cinturón de seguridad. Sólo en una semana, 1.129 personas han sido denunciadas por no llevar puesto el cinturón de seguridad mientras viajaban y otras 74 por no llevar a los menores que transportaban con su correspondiente sistema de retención infantil. Llevar puesto el cinturón reduce a la mitad el riesgo de muerte en caso de accidente. Asimismo, otras 53 personas viajaban en vehículos de dos ruedas sin hacer uso del casco. No llevar casco incrementa el riesgo de lesión en la cabeza, la severidad de las lesiones, el tiempo de internamiento en el hospital y la probabilidad de muerte como consecuencia de lesiones en la cabeza.

El uso del móvil o llevar auriculares durante la conducción sigue siendo una acción habitual entre algunos conductores tal y como se ha constatado durante la campaña de vigilancia. En una semana y sólo en carreteras convencionales 1.017 conductores han sido denunciados por distracciones al volante, 751 de estas denuncias corresponden al uso de móvil mientras se conducía.

Velocidad, asignatura pendiente

El cumplimiento de los límites de velocidad sigue siendo una de las asignaturas pendientes de la seguridad vial en nuestro país. En esta campaña 7.491 conductores han sido denunciados por circular a una velocidad superior a la permitida.

Debido a las peculiaridades que tienen las carreteras convencionales, los adelantamientos, los cruces de vías o las prioridades de paso son especialmente controlados. Durante una semana 277 conductores fueron sorprendidos realizando un adelantamiento antirreglamentario y otros 298 no respetando una señal de stop o ceda el paso.

Falta de mantenimiento del vehículo

El envejecido parque automovilístico en España y la falta de mantenimiento de los mismos, hacen que circulen por carretera vehículos con deficiencias técnicas que suponen un riesgo para la seguridad vial. En una semana 1.141 conductores fueron denunciados por circular con vehículos con importantes deficiencias técnicas, 38 de ellos fueron inmovilizados por deficiencias técnicas que hacían imposible continuar el viaje.

No llevar y/o tener al día la documentación del conductor o del vehículo ha sido otro de los preceptos controlados. 1.605 conductores han sido denunciados por carecer o ser incorrecta la documentación relativa al vehículo y otros 844 por documentación relativa al conductor.


resultados-carreteras-secundarias-detalle1

Campaña de vigilancia…

ewsMás de mil personas mueren cada año en accidentes que han tenido lugar en carreteras convencionales, aquellas vías que no tienen separación física entra ambos sentidos de circulación, y que suponen el 77% de los fallecidos en vías interurbanas.

Por este motivo, la Dirección General de Tráfico pone en marcha desde hoy y hasta el próximo domingo 11 de noviembre, una campaña de vigilancia, control y concienciación de los riesgos que supone la circulación en este tipo de vías.

Durante los siete días de campaña, los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil, así como las policías locales y autonómicas que se suman a la campaña, comprobarán el cumplimiento de los límites de velocidad establecidos en las carreteras, que los adelantamientos se realizan de forma correcta, que se conduce sin la presencia de alcohol y/o drogas, que se hace uso del casco y de los sistemas de retención o que la documentación tanto del conductor como del vehículo es correcta, es decir, todos y cada uno de los comportamientos necesarios para conseguir reducir el número de accidentes y heridos en estas vías.

Además de la vigilancia que realicen los agentes a pie de carretera, también se vigilará desde el aire con los helicópteros de la DGT.

Según el director general de Tráfico, Pere Navarro, “conocemos donde se nos mata la gente en carretera y todos los estudios indican que para bajar la siniestralidad hay que reducir la velocidad en carreteras convencionales y hacer cumplir los límites establecidos. Y en eso estamos trabajando.”

El Observatorio Nacional de Seguridad Vial ha elaborado un informe sobre la Siniestralidad en carreteras convencionales el pasado año, un estudio en profundidad de las causas. El accidente mortal más frecuente fue la salida de vía, que supuso 367 fallecimientos (36%). La velocidad excesiva o inadecuada fue señalada como un factor concurrente en la mitad de estos casos y la distracción, en uno de cada tres. Cabe destacar también que un 47% de los conductores implicados presentaban consumo de alcohol y/o drogas ilegales

El segundo tipo de accidente que registró mayor número de fallecidos fueron las colisiones frontales que supusieron 285 fallecidos. Siete de cada diez casos se debieron a la invasión involuntaria del carril de sentido contrario por parte de uno de los conductores, mientras que en uno de cada diez intervino un adelantamiento antirreglamentario. Los factores concurrentes más importantes en este tipo de accidente fueron el alcohol y/o drogas ilegales (42% de los casos), la distracción (36%), el cansancio o sueño (22%) y la velocidad inadecuada (19%).

Por su parte, las colisiones frontolaterales, propias de intersecciones, causaron 149 fallecidos; mientras que 54 peatones fallecieron como consecuencia de atropellos.

Las carreteras convencionales, teniendo en cuenta el tráfico que soportan, presentan un riesgo de fallecimiento en accidente de tráfico 3,6 veces superior al de las autopistas y autovías.

Asimismo, los datos analizados indican también que la gravedad media de los accidentes ocurridos en estas vías ha aumentado durante los últimos años. En particular, el índice de letalidad (porcentaje de víctimas en accidentes que fallecen) ha aumentado un 13% entre 2013 y 2017, pasando de 2,4 a 2,7 fallecidos por cada cien víctimas. Este aumento ha sido de un 30% en las colisiones frontales y un 35% en las salidas de vía.


resultados-carreteras-secundarias-detalle1